En el centro de Tratamiento de adicciones queremos compartir las conclusiones de un estudio elaborado con los resultados de las autopsias de todos los fallecidos por muerte repentina en Vizcaya entre 2003 y 2009, corrobora que el consumo reciente de cocaína cuadruplica el riesgo de muerte súbita cardíaca.

A los efectos del consumo de cocaína en el sistema cardiovascular ya conocidos, como el aumento de la frecuencia cardiaca, el incremento de la presión arterial, la contractilidad del ventrículo izquierdo, la trombosis o las arritmias, hay que sumar ahora los riesgos de una muerte súbita.

De entre todos los fallecidos por muerte súbita, se seleccionó para el estudio a un sector de población concreto (entre 19 y 49 años) para evitar que los problemas cardiovasculares en personas mayores pudieran influir en los resultados. En el grupo de estudio también se evitaron otros factores de riesgo, como la obesidad, la hipertensión, la diabetes o el tabaquismo.

Por otro lado, el estudio se centró en consumidores habituales (dos o tres veces a la semana). Y las autopsias también fueron útiles para descartar los casos de muertes por sobredosis.

El trabajo concluyó que el consumo de cocaína cuadruplica el riesgo de muerte súbita cardiaca y que este riesgo es un 1,6 superior en los hombres que en las mujeres. Con el problema añadido de que estos pacientes son asintomáticos hasta que su corazón se para.

Es importante señalar que España está, junto con el Reino Unido y Francia, en cabeza del consumo de cocaína en la UE, aunque la tendencia en toda Europa es a la baja desde las cotas máximas obtenidas en el año 2008.