El Ayuntamiento de Madrid sólo cobra el 1,6% de las multas por ‘botellón’

La prevención del consumo de alcohol por parte de los jóvenes pasa también por regular el botellón. El blog de Tratamiento de adicciones CITA se hace eco hoy de una noticia que revela la poca efectividad de la ley que castiga esta práctica: El Ayuntamiento de Madrid ha cobrado únicamente el 1,6% de las multas impuestas por beber alcohol en la calle en el primer semestre de 2016. Y del total de sanciones aplicadas, otro 16,5% está en proceso de pago.

En el primer semestre del año en curso, la policía municipal ha impuesto 15.500 denuncias por ingerir bebidas alcohólicas en la vía pública, de las que únicamente se han cobrado 256. Respecto al año pasado, el total de multas impuestas por la policía municipal ha descendido un 7,9%. En el mismo periodo de 2015 se impusieron 16.831 sanciones, 1.300 más que ahora. La bajada de las sanciones se justifica por una reducción de los efectivos policiales.

Con todo, ni la ley ni las sanciones no sólo no han podido acabar con el consumo de alcohol en la calle, sino que éste se ha incrementado, lo que ha abierto también un debate político en el que el PP ha reprochado al gobierno municipal la degradación del centro, especificando que el botellón, el ruido, la venta de alcohol en la calle y el trapicheo de drogas cuentan con vía libre por la pasividad del gobierno de Carmena

Y estos reproches se amparan en la estadística: las sanciones que se van a cobrar no alcanzan al 18% del total de las impuestas en el primer semestre de 2016.

En estos momentos, la multa por beber alcohol en la calle es de 600 euros y la persona denunciada se puede acoger a una rebaja del 40% si acepta pagarla en los 10 días posteriores a la notificación de la sanción. Si embargo, la mayoría de los sancionados son jóvenes con pocos recursos y que no viven en el domicilio que indica el DNI, por lo que la notificación de la sanción no suele ser efectiva. Además, el consistorio madrileño empezó a principios de este año a conmutar las sanciones económicas a menores si participaban en programas de prevención y/o tratamiento. Pero, aunque la medida se puso en marcha en el mes de enero, cinco meses después únicamente se habían acogido a estos cursos 41 personas.

Según el propio Ayuntamiento, entre 2012 y 2015 se impusieron cerca de 80.000 multas por consumir alcohol en la calle.