Los otros usos de la marihuana

Como comenta el diario digital Eleconomista.es, en Estados Unidos ha aparecido un nuevo nicho de negocio muy provechoso: la marihuana legal.

En 2014, Colorado fue el primer Estado de Estados Unidos en legalizar el uso recreativo del cannabis. Desde entonces, la planta ha pasado a convertirse en un gran negocio y, por tanto, en uno de los sectores con más potencial para emprender.

Los ingresos de los cultivadores de marihuana con uso medicinal ha crecido en Estados Unidos a un ritmo del 16% anual desde su legalización, y el año pasado superó los 2.000 millones de dólares. Colorado, por ejemplo, ingresó, en los tres primeros meses del pasado año, más de 25 millones en impuestos y licencias a las empresas del sector.

Sin embargo, existen numerosos obstáculos legales y burocráticos para las empresas, independientemente cuál sea la fase en la que se centre su negocio, y el gobierno exige hacer un seguimiento del producto, para asegurarse que se le da un uso medicinal o recreativo.

Además, las empresas aún tienen dificultades para acceder a la financiación bancaria y no pueden beneficiarse de deducciones fiscales, al tratarse de una droga, por lo que muchas empresas tienen una carga impositiva que supera el 60%.

Asimismo, la oferta está limitada. El estado impone límites en las licencias y en el número de establecimientos que pueden vender marihuana, algo que a su vez sucede también con los que cultivan la planta, que en ocasiones necesitan hasta tres meses para poder generar una nueva remesa.

Pese a estas trabas, en 2014 se lanzaron más de 500 empresas en Colorado, incluyendo productores, dispensadores, y empresas tecnológicas que ofrecen software empresarial especializado para minoristas de marihuana.

Y tomemos algunos ejemplos: Cheryl Shuman preside el Beverly Hills Cannabis Club, un club de cannabis para famosos o muy ricos, que vende hierba de primera calidad a 600 euros la onza, un negocio con el que se ha hecho millonario.

Rihanna, fumadora y defensora de la legalización, no sólo lleva bolso, vestidos y camisetas con la hoja de cannabis estampada sino que además posee una línea de productos de consumo relacionados con el cannabis bajo la marca Marihanna.

Por su parte, una ex modelo, Jessica Versteeg ha lanzado Aubox, un servicio digital de entrega de marihuana Premium y otros productos relacionados con el consumo de esta sustancia, como pitilleras, papel de fumar hecho a mano o trituradoras con cristales Swarovski.

Y tenemos el ClubM, que envía mensualmente cajas con sus novedades a sus clientes, quienes pagan una cuota anual.

Finalmente, tampoco podía faltar en Denver una agencia de viajes especializada en cannabis, My 420 tours, que ofrece visitas a los cultivos y talleres de manufactura, con alojamiento en hoteles y balnearios de lujo.