Tratamiento contra el tabaco – Los rusos nacidos después de 2014 ya no podrán fumar

El Ministerio ruso de Sanidad se ha propuesto prohibir fumar de por vida a cualquier ciudadano de aquel país que haya nacido a partir del 1 de enero de 2015. Ésta es una de las medidas estrellas de un plan a largo plazo para erradicar en Rusia el hábito del tabaco. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi 400.000 personas mueren cada año en Rusia de enfermedades relacionadas con el tabaquismo.

La medida entraría en vigor en 2033 y supondría que la primera generación de rusos nacidos en este siglo sería la última en fumar tabaco.

La medida ha provocado mucha sorpresa en un país que cuenta con un tercio de la población que fuma y que siempre había sido muy tolerante con el tabaco. Pero el presidente Vladimir Putin (que no fuma ni bebe alcohol) ya inició en 2013 un conjunto de medidas contra la venta y distribución de tabaco, que se han ido endureciendo progresivamente y que afectan a la limitación de la publicidad, a los puntos de venta y a los lugares donde está permitido fumar.

Según el Ministerio de Sanidad, estas medidas han sido claramente eficaces. Gracias a la crisis y a la subida de precios de los productos de tabaco, el número de menores de 15 años que fuman ha bajado del 25% al 9%. Por eso, ahora el Ministerio de Sanidad ruso elabora nuevas medidas , como igualar los cigarrillos electrónicos a los cigarrillos comunes, ampliar la lista de los lugares donde estará prohibido fumar, y que los empleados que fumen en el trabajo tengan que hacer más horas de jornada laboral.

Las grandes empresas que dominan el mercado ruso de tabaco (Japan Tobacco, Philip Morris and British American Tobacco), consideran que estas medidas discriminan al sector tabacalero y creen que su adopción tendrá consecuencias negativas al acelerar el desarrollo del comercio ilegal.

Pero aunque Rusia es uno de los países que más fuma (en 2013 eran 2.786 cigarrillos por adulto) las prohibiciones que ya entraron en vigor el 2014 han sido respetadas. Es difícil ver a gente fumando en bares y restaurantes en ciudades como Moscú y San Petersburgo y durante el primer año de restricciones al tabaco el consumo cayó un 5%, aunque cada vez se vean más cigarrillos electrónicos en la capital.

Durante los últimos años, el país ya ha barajado otras propuestas controvertidas, como la prohibición a todas las mujeres menores de 40 años de comprar cigarrillos y la prohibición de fumar para todas las madres de niños pequeños.

Por otra parte, Rusia no es el único país que está dispuesto a radicalizar su política antitabaco. Turkmenistán, que ya contaba con las tasas más bajas de tabaquismo del mundo, ha dado otro paso adelante y ha prohibido la venta de tabaco dentro de sus fronteras. Con esta medida, el presidente Gurbagulí Berdimujamédov, principal impulsor de la propuesta, espera que para el año 2025, la ex república soviética haya conseguido erradicar el tabaco por completo.

Y en el pequeño país de Bután, ya se prohibió hace una década el cultivo, consumo, cosecha y producción de todo tipo de productos del tabaco.