Tratamiento de adicciones – El alcoholismo de Johnny Deep

Durante el rodaje de la última película de la saga Piratas del Caribe nunca sabían cuando Johnny Deep llegaría al rodaje, ni tampoco si aparecería o cuándo se marcharía.

Durante este rodaje, iniciado hace dos años, se tuvieron los primeros indicios de que el famoso actor había recaído en la bebida y en un comportamiento caprichoso. También fue en ese tiempo cuando la prensa sensacionalista australiana, que le seguía a todas partes, empezó a publicar noticias de las peleas entre el actor y su entonces mujer Amber Heard.

Un año después llegaba la demanda de divorcio de Heard y sus acusaciones de maltrato. Y, a continuación, la denuncia que presentó el actor contra sus asesores financieros y a la que ellos contestaron con un detallado informe de los gastos de Depp, cifrados en dos millones de dólares mensuales, incluyendo 30.000 dólares gastados en vino. Depp estaba arruinado a pesar de que había ganado en los últimos 13 años más de 650 millones de dólares.

Por suerte para Johnny Depp, esta última película de la saga Piratas del Caribe ha sido un éxito global que ha recaudado 750 millones de dólares. Un respiro en la caída en picado de su popularidad y un alivio para la confianza que tienen puesta en él los estudios y sus admiradores.

Pero a pesar de que, desde el divorcio con Heard, Depp ha intentado mantener un perfil social bajo, esta semana volvía a levantar rumores sobre su recaída en el alcohol cuando paseó aparentemente borracho en la alfombra roja del estreno de Asesinato en el Orient Express. Las imágenes del actor sostenido por su escolta vuelven a levantar los fantasmas de las adicciones y de esa “etapa más oscura” de la que él mismo ha hablado.

Fue entre finales de los ochenta y mediados de los noventa, los años que compartió primero con Winona Ryder y después con Kate Moss, cuando fue detenido dos veces: ‘Pasé años envenenándome’, reconoció años después. El alcohol era su gran problema y nunca ha admitido el uso de otras drogas. Y todo lo achacaba a las consecuencias de la fama: ‘Nunca quise ser el tipo al que todo el mundo mira. Sentía que únicamente podía ser yo mismo cuando estaba solo. La forma de pasar por todo aquello fue beber’.

Conocer a Vanessa Paradis, la madre de sus dos hijos, fue lo que le salvó de esa espiral de autodestrucción. Y sus 14 años de matrimonio fueron los más estables en la vida del actor.