La muerte de Prince y la oxicodona

Las investigaciones realizadas tras el fallecimiento del cantante Prince han desvelado que en su domicilio había fármacos mal etiquetados que contenían fentanilo, un opiáceo sintético 50 veces más poderoso que la heroína, y oxicodona, un analgésico muy potente de tipo opioide y potencialmente adictivo.

El documento publicado también contiene una declaración jurada del médico del cantante, en la que explica que los medicamentos estaban recetados a otra persona para mantener la privacidad de su cliente.

El informe médico publicado en agosto del año pasado aseguró que el músico, de 57 años, había muerto debido a una sobredosis accidental de fentanilo.

A punto de cumplirse un año de su muerte, nadie ha sido acusado como responsable del fallecimiento de Prince, pero los detalles de la investigación han comenzado a a revelar lo que pudo haber pasado, aunque siguen abiertos muchos interrogantes: ¿Quién le proporcionó a Prince el analgésico que lo mató? ¿Sabía lo que estaba tomando? ¿Durante cuánto tiempo tomó analgésicos opiáceos?

La muerte de Prince se produjo dos semanas después de que pospusiera un concierto en Atlanta alegando que no se sentía bien. Unos días más tarde fue a la ciudad para tocar, pero en el viaje de vuelta su avión privado hizo una parada de emergencia en Moline, Illinois. El cantante fue hallado en el avión inconsciente. Los equipos de emergencia le habrían dado una inyección de Naloxona, utilizado en casos de sospecha de sobredosis por opioides.

Varios amigos suyos han declarado que nunca le vieron usar drogas, pero algunos de sus colaboradores han admitido que Prince experimentaba molestias físicas en las actuaciones, por problemas en la cadera y la rodilla producidos por años de bailes y saltos en el escenario.